Saber que siempre has vivido con tu ser querido, sea tu madre o tu padre, algún hijo, hermano o simplemente alguna amistad cercana. Son momentos de gran dificultad, un cambio de vida de un día para otro y no hablar del gran estrés que produce todos los trámites de